viernes, 2 de octubre de 2020

SILENCIO

Lengua de acero inoxidable,
sabotea mi escape de aire,
y yo con café amargo de jarabe,
me ahogo entre burbujas punzantes. 

Segundos que pesan en años, 
mordaz peso en desgaste. 
Susurros de espaldas, 
palabras que quedan en braille.

Corto aroma de Cortázar;
que deja huella imborrable, 
un pellizco en la nada, 
y un silencio de amarre.

viernes, 24 de julio de 2020

HOLA A LA INCOMPETENCIA

Hola a vuesto saludo de despedida de nuestros sueños.
Hola a vuestras grietas de cobardía y mala aptitud.
Hola a vuestros bolsillos manchados de nuestro sudor y lágrimas.
Hola a vuestros forzados despertares en la pesada y fría realidad.
Hola a los abrazos rotos, a las noches sin dormir y pesadillas diurnas.
Hola a cada puñal que disfrazais de oportunidad.
Hola a la deuda imborrable por vuestra indomable malicia.
Hola a las crisis de luz entre los que dejais enterrados a oscuras.
Hola a cada trampa, zancadilla y amplia sonrisa que dedicais a cada derrame de nuestros cansados párpados.
Hola a esos corazones valientes que tratais de fundir con vuestro infierno.
Hola a cada alma pura y limpia de falsos testimonios.
Hola a cada fuego, garra y aliento que se quedan en el camino del entuerto.
Hola a vuestra incompleta, sucia, delincuente, ruin e incompetente caza de brujas.
Hola a la insolencia de los que de vuestros enredos no se dejan atrapar.

Hola a su realeza,
la incompetencia tiránica del SXXI.

Sin parón ni cuentas nuevas.
No borramos ni olvidamos.

lunes, 2 de marzo de 2020

INCENDIO

《En las cosas pequeñas hallarás el origen del incendio~Julio Rodríguez》

El humo pasa por tu boca
pero no traspasa el nudo en la garganta.

Trato de lidiar con ese pan tuyo de cada día,
tragado con la fría mueca de matar y de agonía.

Porque no solo de pan vive el hombre,vida
quiero destapar la venda que frena en tus ojos ese desesperado incendio.

Aún tienes la verdad en tus pupilas apagadas,
en tus noches de posadas y en tus barcas ahogadas por falsos faros de Alejandría.

Que no te atrapen dudas,
eres incendio que arrasa desprevenido en noches sin rumbo fijado.
Eres desorden de inventario, contradicción de damas y culos de vaso sin fondo.
Eres cornisa que se lanza ante lo efímero de lo desconocido.

Eres verso preso que aborda la insaciable llama viva del deseo sin freno.

Eres fuego que arde al pestañeo, al roce de la desembocadura de nuestros labios, ajenos a lo absurdo de la delgada línea normativa
y sin embargo tan atentos a nuestro ahora impredecible y eterno sueño.

Esta noche
Cupido no despiertes,
deja que las sábanas ardan de esta realidad,
de nuestra realidad.


sábado, 1 de febrero de 2020

"VA LENTÍN"

"Incluso las discusiones más inútiles siempre fueron algo espléndido".

La vida últimamente no me esperaba,
no me dejaba respirar el humo de los años,
ni tan siquiera saborear un café sola,
siempre en un círculo de vaivenes y caricias sin nombre,
fiel a la lista infinita de momentos sin filtro.

Puros sentimientos vendidos con la maldición de los puntos suspensivos,
la arriesgada doble vida del no sentir otra velocidad,
sin miedo a perder.

Aquí el reloj es el gran protagonista
contando los minutos,
a ritmo de dos mil revoluciones de aviones por despegar en pista.

Sin embargo,
contigo estoy aprendiendo a frenar.
A aterrizar de vez en cuando en una sala de espera.

No tengo respuesta del por qué,
pero viendo como responden mis latidos
al borde del contacto con tu ombligo
voy y cuento hasta tres:

Uno...calma y calor se apoderan de mi piel, y así en tus brazos me permito caer,

Dos...regreso al callejón de la memoria, duele otra vez, pero ya no hace falta esconder,

Tres...un sonido me recorre: "sabes que las balas nunca frenan, pero puedes cambiar el revólver y apreciar las flores hasta que vuelvas a despegar estos aviones."


Y así, tras esos segundos exactos,
ahora solo quiero quedarme a bailar a pesar de ser un desastre orbitando alrededor de tus pupilas.
Mientras me besas por dentro,
sin contar horas de por medio,
con un te quiero, resulta hasta sencillo arreglar maletas de años pasados.

Contigo en definitiva,
he interrumpido esta vida no hecha a mi medida,
y he concluído que aunque catorce pausas más no desaparecerán el siguiente despegue de aviones,
ayudan a despedir y a abrazar nuevos lugares.

"Parce que les oiseaux ont des ailes pour voler et moi j'ai un coeur por t'aimer".

sábado, 11 de enero de 2020

A CUENTAGOTAS

Me estoy acostumbrando a esta sensación de estar fuera de mi,
fuera de cualquier lugar del mundo,
fuera de cualquiera que se acerque;

Me estoy acostumbrando al no ver las horas pasar,
a la respiración pausada y entrecortada,
al silencio de la palabra en temprana madrugada;

Me estoy acostumbrando al contínuo vaivén del susurro interno,
ese que "consuela" con que volverás,
con que volveré...

No, en realidad te acostumbras al despertar de la piel tras ese escenario borroso por el tiempo,
el cual parece que pasa desapercibido,
pero no.

Te acostumbras a los cristales agrietados en el pecho,
en el grito ahogado sin emisora que conecte;

Te acostumbras a los trenes sin destino fijado y en los del porvenir,
el transporte del caos y la discordia,
pero también del fluir adictivo de la llama.

Te acostumbras al dulce sollozo que recibía tu garganta,
a mi nube de razón que trata de tapar los pedazos de ese llanto,
la que tanto convence de lo bien que está mi mundo sin ti.

Te acostumbras a la cara de imbécil perdedor en este juego sin dados,
de casilla única y pretensiones de doble filo.

Te acostumbras a la cara no ruborizada con ese nunca más,

Te acostumbras a asumir que los pedazos no volverán a unirse y que este corazón está sin salida de emergencia.

Te acostumbras al jugueteo del latir sin asumir responsabilidades,
Pero entonces ¿por qué me cuesta tanto asumir que no volverás y que no volveré?
¿Por qué no se aprecia este sinsentido oscurecido por dolor?
¿Por qué no soy capaz de recomponerme cada vez que mis recuerdos me visitan?
¿Dónde está el folio en blanco que me exprima?
¿Dónde está la debilidad que me derrita?
¿Ha sido real lo que me sigue moviendo en la misma dirección otra vez?
¿O es solo un espejismo fruto de mi inexperiencia?
¿Se puede echar de más lo que un día fue echarte de menos?

Solo sé que hay demasiadas voces y ninguna respuesta.


viernes, 10 de enero de 2020

PARADA ESTELAR~IN TRIBUTUM

Gracias por dar vida a mis escritos, a las artes y a los nuevos principios,
no sabría ni empezar a indagar en tu cometido;

Comenzaste un universo imparable en el brillo de tus ojos
y en una mente prodigiosa al márgen de este lugar terrenal.

Pusiste nombre a mis tropiezos y los transformaste en nuevos astros.

En tu legado nos regalas baladas glam rock de regazo y soul del "no encajado".

Nos enseñaste a brillar con luz propia y a abrazar rarezas.
A mirar nuevos puzzles con diferentes piezas.
A unir la magia de lo desconocido con la profundidad del lado humano.
A descubrir horizontes nunca antes ojeados.
A no dar por hecho la inexistencia de "vida inteligente",
a apostar por lo que nos mueve internamente y a despegar cohetes de ilusiones estelares.
A amar la música por encima de todas las verdades.
Y al saber estar con cada ser que nos guíe en el viaje.

No importa cuantas estrellas brillen ni cuantos planetas te rodeen,
la nueva era no agradece
jamás lo suficiente
tu conquista lunar sin límites en el corazón de toda una generación que sin reproches
bailan, se contonean, tararean al ritmo de tu Ziggy Stardust.
Generación que no olvida a Major Tom y escapa al control de un genio incomprendido, raro e indefinido.

Porque no hay huellas suficientes que lleguen siquiera a poner nombre a esos héroes que trajiste desde Marte,
y las estrellas solo claman tu mensaje.

Por recomponer ruinas y dar paso a una década renacida por tu GRAN ESTANCIA en tu tierra cometida.
Por tu sencillez, tu imagen enternecida.
Salud y larga vida a tu luz con alma, tu eterna estrella y tu galaxia.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Al filo del abismo

Me encuentro mirando al reloj
con ojos llorosos y cóctel molotov.
El frío vuelve de visita sin avisar
y sin hacerse esperar.
Afuera las hojas bailan lentamente
con el viento un vals,
libres, sin contar el compás.
No puedo evitar envidiarlas
como las estrellas al Alba,
atrapadas en un infinito bucle
de repetidos momentos que interrumpen,
al mandato de un paisaje que no eligen.

Mas el alba es belleza.
El misterio la adreza.
Es color de nuevos inicios
que abraza los días.
No se apaga, solo esconde su pesar.
Y únicamente se esconde con el gran sol
que ilumina y guía su próxima salida.

Ojalá pudiera decir que soy Alba y no estrella,
pero no,
el frío una vez más apaga mi joven ciudad
de amaneceres vivientes.
Astro Convaleciente De Occidente
que no espera pesebres,
sino luz que irrumpa en menesteres.

Que sacuda, que funda las agujas no latentes,
que proyecte la imagen de un nuevo amanecer y sea preso el sol candente.

Que se tema a la proyección de esta nueva aguja sin freno
con un sinfin de imágenes de estreno,
con fechas sacudidas por la fiesta
del atómico bombo del ensueño.

Por la revolución de una nueva época donde únicamente rijan las leyes del Alba,
por los demás astros sin esperanza,
que no dejan de perseguir ese escenario
de colores que rugen, sienten y padecen.

Y ante todo y todos sentimientos luchan.
Ante todo me recuerdan y destapan,
atrapada en este entuerto de repetidas
lacras.

Ante todo aún guardo su añoranza,
que al filo del abismo sonríe.
Y otra vez las agujas algo destempladas
y mi estrella menos apagada
aunque rezagada, espera.